(Morón) En el marco del ciclo de entrevistas que Quinto Poder Conurbano lleva a cabo con diferentes representantes políticos, culturales, sociales, gremiales de nuestra zona; dialogamos con el nuevo Secretario General de SUTEBA Morón, Eduardo Calvimonte (Foto).
En esta ocasión, el docente y sindicalista, recorrió su trayectoria como militante de la educación popular; realizando un balance desde la óptica gremial docente de los primeros dos años de macrismo, lo que implicó la vuelta del neoliberalismo a la educación pública, y el rol de la militancia de base para marcar el rumbo de las políticas nacionales que deben ser validadas por el Congreso Nacional.
Dos Décadas de Militancia Gremial 
Quinto Poder: ¿Cómo surgió tu militancia en SUTEBA más allá de la obviedad de por que sos docente?
Eduardo Calvimonte: Yo trabajo en Provincia de Buenos Aires en docencia desde el año ´94. También soy docente de la capital federal. Ni bien comencé la docencia, una de las primeras cosas que hice fue afiliarme tanto a la UTE (CABA) como a SUTEBA (Provincia de Buenos Aires).
En el ´94 soy elegido como delegado por los compañeros y a partir de ahí comienzo mi militancia en el SUTEBA.
Fui muchos años delegado; me incorporé a la agrupación Celeste, después fui secretario, en 2006 empecé a trabajar en Cultura… Luego soy elegido adjunto y ahora estoy como secretario general.
Fue toda una historia vinculada a la defensa de la escuela pública… 
Yo empecé a militar formalmente en el sindicato en una época de resistencia: A mediados de los ´90 estaba muy difícil la situación, y estábamos de lleno metidos en la resistencia. Parecía que todo se venía abajo, que todo estaba en contra. 
La verdad que fueron años difíciles: de muchas peleas, de movilizaciones constantes, de estar mucho en la calle. Después con la gesta de «La Carpa Blanca», que los compañeros bancaron 3 años prácticamente, empezaron los movimientos sociales y otros sectores de los trabajadores a identificarse con la lucha de los docentes organizados…
Teníamos muchas razones. Y la historia nos la dio a la razón.
Después vino el 2001, la crisis, las situaciones de inestabilidad institucional. 
Surgió después un gobierno nacional y popular; que al prinicipio parecía que era débil, que no tenía condiciones para sostener y modificar las cosas que hacían falta; y sin embargo fue un gobierno que estuvo a la altura de las circunstancias, que decidió apostar por apoyar a la educación pública, por no reprimir, por escuchar a los trabajadores. Y pasaron 12 años importantes, de muchas transformaciones…
QP: Y después llegó el macrismo…
EC: Nosotros en el 2015 cuando gana Macri… manifestábamos que… íbamos a estar peleándola fuertemente tratando de no perder derechos. Y es lo que realmente pasó. A los 5 ó 6 días de asumir Macri estábamos en La Plata observando de manera asombrosa la represión contra los trabajadores auxiliares de la educación. Pasaron muchas cosas muy feas y estuvimos ahí.
Estos dos años de gobierno macrista neoliberal estuvimos en la calle, en diferentes escenarios, con diferentes reclamos.
En lo local lo mismo: nosotros acá en Morón apenas asumió Tagliaferro estuvimos caminando por las calles planteando todas las incongruencias y las situaciones que habían en el distrito…

La Interna de SUTEBA
QP: ¿Cómo vivieron en estas últimas elecciones de SUTEBA el aparente crecimiento de la izquierda en el sindicato?
EC: En realidad no hubo un crecimiento de la izquierda. No es que sacaron más votos… La izquierda hizo un trabajo «marketinero» muy importante. 
Para nosotros el 2017 fue un año muy impresionante porque teníamos que enfrentar dos elecciones muy importantes: la del 17 de mayo, SUTEBA, y la del 7 de setiembre, CTERA. 
Además de eso el poder encabezado por (Mauricio) Macri, (María Eugenia) Vidal y (Esteban) Bullrich determinó que el enemigo número uno era Roberto Baradell… Todo el poder de las corporaciones estuvo al servicio de limar la imagen de Baradell… Todo el aparato publicitario del gobierno estuvo en contra de… la Celeste… Generaron un campo propicio para ensalzar la figura de Romina Del Plá (candidata de la agrupación Multicolor) y de la izquierda… y ellos se plantaron como una alternativa… en los medios de comunicación, no en las escuelas…
La Censura en las Escuelas
QP: ¿Cómo tomaron la intromisión en la currícula principalmente del ejecutivo provincial visibilizado con la temática de Santiago Maldonado? 
EC: Tiene que ver con el pensamiento de derecha. El pensamiento de derecha intenta difundir que en la escuela no se tiene que hablar de determinados temas porque eso es política, como… algo malo, algo negativo. Cuando en realidad, todos los temas que se tratan en educación son políticos… y responden a un modelo, o a un esquema de país, y a una expectativa que tiene el pueblo a través de su historia…
De todas maneras es un juego que hace la derecha con el ánimo de dividir, de chicanear. Es una cosa básica pero que prende muchas veces…
En la gran mayoría de las escuelas de la provincia de Buenos Aires se habló del tema Santiago Maldonado… a pesar del blindaje mediático y las intenciones del gobierno por silenciarlo.
El Rol del Congreso y de las Bases

QP: ¿Qué expectativas te genera este nuevo tiempo que comienza en el Congreso de la Nación que – si bien por un lado legitima en las urnas a este gobierno – tiene la impronta de sumar a sus líneas a varios gremialistas, entre ellos docentes?
EC: A mí, como defensor de la democracia, me parece que el Congreso es un lugar de resonancia que tiene que funcionar. Ahora también yo creo, como dirigente gremial, que el congreso va a funcionar a favor o en contra del pueblo en la medida en que nosotros nos hagamos sentir… La tarea nuestra de acompañar a muchos de estos legisladores que vienen de nuestro palo… (tiene) en la movilización una herramienta para hacernos sentir, para que escuchen los legisladores qué es lo que estamos necesitando y cómo deberían votar a favor de los trabajadores.
En ese sentido, hay un trabajo con las bases y con los sectores más vulnerables que son los que se tienen que hacer sentir, que son los que fueron estafados. Porque muchos de esos compañeros son los que votaron a CAMBIEMOS porque son los que pensaron que era una mejor opción para vivir; y la verdad que fue un cambio para atrás.
Insisto, la expectativa que yo tengo es que el Congreso funcione, que se debata, que los legisladores les den una explicación a sus representados de por qué votan de determinada manera; y nosotros tendremos que estar generando ese calor popular, en las calles, en los sindicatos, en nuestros lugares haciéndoles saber a nuestros legisladores cuál es el pulso y hacia dónde tienen que ir para mejorar las condiciones del pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *