(Morón) Agudizando cada vez más su vocación antiobrera, el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, dio la orden a sus Secretarios de que se informe en todas las áreas que “los trabajadores que adhieran al paro, sufrirán el descuento del día y perderán el presentismo”. De este modo, pese a que no se contará con ningún tipo de transporte público, los empleados municipales se verán obligados a llegar a las reparticiones municipales.

Una Apuesta al Desprestigio

Para mañana se supone que el Paro General convocado por la CGT será uno de los más fuertes de la última década. Sin embargo, el gobierno de Mauricio Macri afiló sus piezas para intentar boicotearlo y profundizar el “desprestigio” de los sindicalistas. Los dirigentes de Cambiemos aún confían en los consejos del ecuatoriano Durán Barba: “Desprestigiar, difamar y llevar al adversario al borde del suicidio”, suele aconsejar el creador académico de “la grieta”. 
Por eso, en el entorno más conservador del gobierno, no tienen problemas en demonizar a sus opositores o en generar acuerdos salariales irrisorios, como el 10 % que acaba de oficializar Tagliaferro en Morón, el más bajo de todo el país, tanto del sector público como del privado. No conforme con esto, los trabajadores municipales fueron literalmente amenazados con perder salario si adhieren al paro. ¿Los sindicatos? Silencio cómplice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *