(De Nuestra Redacción) La cínica austeridad pregonada por el gobierno nacional para justificar el despido de miles de trabajadores en el sector público tiene su correlato en el privado con la apertura indiscriminada de importaciones que impacta directamente en la producción interna y le da el argumento justo a empresas multinacionales como MABE o argentinas, otrora con proyección internacional, como Envases del Plata para despedir trabajadores o tentarlos con indemnizaciones a más del 100 % para evitar la intervención gremial e instancias judiciales ante el anunciado final.
Las Consecuencias en el Oeste

En el caso de la mexicana MABE, tal como anunciara este portal el pasado mes de abril (ver: Otro Golpe Letal para la Industria Argentina), su planta ubicada en el Parque Industrial La Cantábrica dejó de producir lavarropas y cocinas para pasar a importarlos desde China reduciendo su planta de personal de 150 a menos de 30 trabajadores que sólo se ocuparían del servicio técnico.
Otro caso similar es el de Envases del Plata. Su planta de El Palomar produce envases para aerosoles y otros productos derivados del aluminio utilizados con fines industriales. Sin embargo, la facilidad que las multinacionales tienen para importar estos productos con precios que dejan fuera de competencia a la industria nacional ha hecho que la misma pase a producir la quinta parte de lo que se fabricaba hasta diciembre de 2017. A partir de ahí la empresa intentó despedir fallidamente personal el pasado mes de enero (ver: Reincorporan a los 35 Operarios…); pero finalmente se fueron acordando desvinculaciones escalonadas con indemnizaciones al 100 %, alcanzando la semana pasada los casi 300 despidos y así reducir sus costos al mínimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *