Mónica Macha, Piedad Córdoba y Mayra Mendoza
durante una de las jornadas del XXIV Foro de Sao Paulo
(Por Mónica Macha – Diputada Nacional Bloque FPV-PJ) Es importante resaltar la importancia que tiene el Foro de
Sao Paulo para la política regional y tener en cuenta que éste que se llevó
adelante en Cuba fue el número 24, es decir que es un trabajo de integración y
acompañamiento que se sostiene en el tiempo y que también construye su propia
historia. 
El primer encuentro, que se hizo en el año 1994, estaba en el marco de
lo que implicaba la década del ´90 para todos los países de América Latina, con
el avance del neoliberalismo y como parte de esa primera iniciativa para
armar el Foro los que estuvieron presentes, trabajando en ese sentido fueron nada
menos que Fidel y Lula. Ellos fueron los precursores de la constitución de un Foro que lo que buscaba como lo que se busca ahora es la unidad de América
Latina.
Hacia la Unidad de la Patria Grande

También es importante destacar que esa unidad de América
Latina debe entenderse como la posibilidad de poder pensarnos como un
territorio que – más allá de las divisiones políticas y las divisiones por nación – damos cuenta de tener una historia, no solamente geográfica que tiene una
continuidad, sino también histórica, política y económica. Por eso quiero resaltar lo
importante de poder llevar adelante una construcción de unidades dentro de
nuestra Patria Grande.

El Avance de las Políticas Neoliberales

En este foro todxs trabajamos en distintos ejes temáticos y
abordando diferentes problemáticas comunes a nuestros pueblos. Pero sobre todo,
lo que vamos viviendo en distintos países de América Latina – entre los cuales
está Argentina-  es el avance de las políticas neoliberales con una misma
metodología (que se repitió en todos los esquemas, en todos los discursos de
quienes estábamos participando del Foro) y una conjunción entre parte del
poder judicial, los medios hegemónicos de comunicación y partidos de derecha
que permite la persecución con diferentes improntas en función de las
características de cada país. 
Una cosa es Brasil con la destitución por ese
golpe blando que se realizó contra el Gobierno democrático de Dilma y la
posterior prisión de Lula; otra es lo que pasa acá en Argentina con
la persecución permanente a Cristina Fernández de Kirchner y a muchos
dirigentes de la oposición y funcionarios y funcionarias que formaron parte de
su gobierno; lo que se vive también con Evo Morales en Bolivia, o con Correa en
Ecuador. En cada lugar, en cada situación lo que se puede ver es cómo opera esa
conjunción, esa triada que constituye una metodología para América Latina.
Repensar Estrategias de Unidad

Muchos de los discursos y de los testimonios también
estuvieron centrados en relanzar la unidad, porque es una definición política: Todos los que estábamos ahí, todas las que estábamos ahí tenemos ese
convencimiento de que la única forma de que América Latina se pueda posicionar
nuevamente como un espacio que construye su propio poder y así lograr mejores
condiciones de vida para sus habitantes es vía la unidad. Es una convicción, la
cuestión es en este contexto actual cómo hacemos para reconstruir los lugares
de construcción y poder.
Yo creo que, en ese sentido, la situación de Cuba, por
supuesto es diferente porque ellos están haciendo una transición generacional,
están constituyendo una posibilidad de incluir más jóvenes en espacios de
gobierno y darle continuidad a todo lo que es la política de la revolución.  Queda para todos los demás países ver cómo podemos
ir reconstruyendo y recuperando los gobiernos del estado. Las conclusiones
siempre estuvieron ligadas a esto: a poder pensar el poder, analizar el presente
tal cual se nos ofrece, tal cual se está llevando adelante y, en este mismo marco, repensar también cuáles tienen que ser nuestras estrategias de unidad.
Una punto clave para seguir construyendo esa unidad y que
fue un tema fuertemente trabajado, es la problemática de la comunicación entre
nosotros y nosotras, de poder estar al tanto de lo que pasa en cada país y también
poder pensar estrategias y herramientas que nos permitan hacerle frente a todo
lo que tenemos como expresión de destrucción de esa unidad, que es la derecha,
esa derecha sofisticada, que es eficaz construyendo relatos. Frente a eso debemos
encontrar los espacios de las izquierdas más allá del color; más allá de la
forma que toman en cada país, más allá de que en cada lugar además, va a tomar
la forma y el contenido que se le dé y qué tiene que ver con la historia de
cada lugar en términos de entornos.
Construir la Patria que Soñaron Nuestros Libertadores


También es para destacar que el día de la clausura del Foro,
tanto a la mañana como a la tarde finalmente estuvieron presentes los
presidentes Evo Morales, de Bolivia; Nicolás Maduro, de Venezuela, el
presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; el presidente de Cuba, Miguel
Díaz-Canel; el de Vietnam, Trần Đại Quang; entre otros mandatarios y representantes de
gobierno. Todos remarcaron la necesidad de la unidad y de la solidaridad entre
pueblos. Esto también da cuenta de esa idea, que puede llamarse Patria Grande o Internacionalismo, pero que siempre está vinculada a que los pueblos que históricamente han sido
explotados deben unirse y ser solidarios entre sí para poder recomponerse y resguardar
la calidad de vida de los sectores vulnerables. Y esto también implica hablar
de la soberanía política, económica y territorial de cada lugar. Sólo mediante
esa unidad la región podrá relacionarse con mayor simetría con aquellos países
que tienen una calidad de vida y han logrado determinados procesos históricos
en función de alimentarse y de extraer recursos de estos países explotados
entre los que estamos, por supuesto, los de América Latina y el Caribe.
En la última mesa de trabajo que se llevó adelante en el
Foro, también estuvo el ex presidente de Cuba, Raúl Castro y fue muy emotivo
además porque todxs terminamos cantando una canción emblemática que nos unificó
en ese momento a todos y todas, y es “El Necio”.  Terminar con esa canción de Silvio fue el
final perfecto para este Foro de Sao Paulo del que volvemos con la convicción
de que tenemos que seguir trabajando por la unidad de la región y por la
construcción de esa Patria Grande con la que soñaron nuestros libertadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *