(Castelar) El malestar de los gremios docentes ante el destrato al que son sometidos por la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, tiene muchas aristas y matices, entre ellas la discrecionalidad con la que subsidia algunas instituciones de educación privada, mientras niega incrementos salariales a los docentes de la educación pública y desfinancia establecimientos educativos hasta niveles infrahumanos como el que provocó la muerte de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez en la EP 49 de Moreno (ver: “Explotó Una Escuela Primaria…”). 

El  Subsidio a un Candidato de Cambiemos

Tal es el caso de la escuela privada castelarense Crear y Ser. El prestigioso instituto elegido otrora por el progresismo clasemediero vernáculo por su formación laica y progresista, fue perdiendo paulatinamente ese perfil con la asunción de las nuevas autoridades municipales, provinciales y nacionales. Es que en esa institución estudian los hijos del naufragado matrimonio Vidal-Tagliaferro; por lo que, ni bien tomaron éstos el control político de la provincia y Morón respectivamente, la impostada pluralidad de esa institución decayó. Múltiples testimonios existen al respecto: “Hombres de Negro” custodiando con armas de fuego a los hijos de la gobernadora y el intendente, exposiciones sobre Derechos Humanos y Culturas Originarias donde se esconden banderines con el rostro de Milagro Sala que algún alumno llevara; y hasta una maestra despedida por adherirse a una medida de fuerza convocada por su gremio son algunos de esos indicios de cambio de época también en el Crear y Ser. Más aún este colegio que hasta el año pasado recibía un subsidio estatal de un 25 %, pasó en el año lectivo 2018 a recibir uno del 60 % según se desprende de la información publicada en internet por el Ministerio de Educación de la Provincia de Buenos Aires.
Quizá haya sido un reconocimiento a su titular, quien en las elecciones del 2017, fue candidato a concejal por Morón en el puesto número 11 de la lista que en ese entonces encabezaba Leandro Ugartemendía. Estamos hablando de Hernán Pablo Gallardo, quien además en el capítulo de los aportantes de las campañas de Cambiemos Buenos Aires, apareció con un donativo de $ 21.200 el 18 de julio del 2017. Gallardo reconoció haber aportado ese dinero. Y (en lo que parece una devolución de favores) 5 meses más tarde, su institución educativa (con una de las cuotas más altas de la zona) pasó a recibir un subsidio del 60 %.
Un comentario en «Castelar. El Aportante, el Candidato, su Colegio y el Subsidio»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *