(Morón) El Honorable Concejo Deliberante de Morón supo escribir en sus páginas partes sustanciales de la historia local. Por él pasaron intendentes como Martín Sabbatella, Lucas Ghi, Ramiro Tagliaferro (Morón), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Juan Horacio Zabaleta (Hurlingham). Dirigentes como la economista justicialista Marina Cassese, diputados nacionales como Adrián Grana y Margarita Stobizer y hasta legisladores porteños como José Campagnoli. 
Tuvo concejales de origen anarquista, democratacristianos y conservadores. Intransigentes como Carlos Poli y derechistas como los concejales que respondían a la conducción del carapintada Aldo Rico.

Zappulla, Ugartemendía, Nardo,
C. Soto, Solía, Catena, Brizzi,
Sosa y Liquitay
Pero por estos días, 12 concejales, 12 apóstoles de los caprichos de Ramiro Tagliaferro, pasarán a la historia de Morón por haber decidido derribar el busto del presidente democrático Néstor Kirchner, sin que haya existido jamás una sentencia judicial en su contra, con la negativa de todos los bloque opositores y sin respetar las normas. Quinto Poder Conurbano te presenta, uno por unos, a los “JUSTICIEROS “de la democracia macrista moronense:
Analía Zappulla: Fue militante de la juventud radical, pasó a las filas del GEN para luego traicionar a Margarita Stolbizer y sumarse a las filas del PRO. Abandonó la bandera de los Derechos Humanos para reivindicar la mano dura y la intromición de las Fuerzas Armadas en asuntos de seguridad interna.
Leandro Ugartemendía: Ex rugbier del club Los Matreros, padre del Colegio Marista San José de Morón. Acérrimo antiperonista y opositor a la búsqueda de la generación de consensos. Militante antiabortista. 
Juan Nardo: Abogado. Ex empleado del gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Enemigo de Ugartemendía. Denunciado por abuso sexual por su ex secretaria personal.
Nicolás Canario Soto: Abogado. Funcionario Judicial. Votó el derribo del busto de Néstor Kirchner ante la promesa de María Eugenia Vidal de hacerlo juez penal de Morón, cargo para el que está compitiendo.
Carlos Solía: Empresario. Dueño del Bazar Solía. Reconoce que Lucas Ghi es mejor persona que Ramiro Tagliaferro, le gusta compartir partidas de truco con jueces y referentes del clero.
Emiliano Catena: Abogado penalista. Se dedica a los juicios de la accidentología de tránsito. Vinculado a las empresas de Seguros. Pareja de María Laura Piedrabuena, vocalista del Sindicato del Rock y directora de Atención al Vecino en el municipio moronense.
María Eugenia Brizzi: Abogada. Hija de un reconocido dirigente justicialista de El Palomar y asesor del sindicato de mecánicos SMATA. Formada en una familia peronista admiradora del derechista Alberto Brito Lima.
Vanesa Sosa: Hija de un empleado municipal. Militó siempre en agrupaciones de la derecha peronista y fue pareja del abogado penalista Pablo Bonapelch, con quién tuvo un hijo. 
Alejandra Liquitay: Deportista. Especialista en artes marciales. Reemplaza en su cargo a Judith Windecker, que dejó su cargo para pasar a ser asesora de Ramiro Tagliaferro hasta que quedó entremezclada en un caso de narcotráfico.

Romina Fusco, Rolando Moretto
y Adriana Ortiz

Adriana Ortíz: Puntera política en el barrio Carlos Gardel, allegada al bailarín de folclore y abogado Ricardo González Dorfman, ex dirigente del sindicato docente Suteba que se pasó a las filas del partido de Mauricio Macri. 
Rolando Moretto: Abogado. Dirigente de la Unión Cívica Radical (UCR) de Morón. Omitió el atentado contra el busto del ex presidente Hipótito Yrigoyen cuando Tagliaferro decidió avanzar contra las figuras de todos los líderes populares. 
Romina Fusco: Abogada. Nieta de admiradores Kirchneristas de Hurlingham que igual no le pesó derribar el busto de Néstor Kirchner. Se sumó al macrismo desencantada porque el Kirchnerismo no le consiguió un empleo en el Estado.
2 comentarios en «HCD Morón. Uno por Uno los Concejales que Derribaron el Busto de Néstor Kirchner»
  1. Todos son traidores a sus ideas y a la Patria, pero no son eternos en el poder, a todos se les termina. Son los que se creen dueños del poder, hay que mirar sus historias. Que Dios los perdone, y con el voto será cuando se determine quien tiene razón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *