(De Nuestra Redacción) En una cama del Hospital Interzonal de Agudos Instituto Luis Güemes de Haedo, Gonzalo, de 16 años, aún pelea por su vida. Tiene quebrado el fémur, un desprendimiento de retina con afectación de su pelvis y sus piernas con clavos, luego de las operaciones a las que fue intervenido. Ayer, en varias oportunidades, se lo dio por fallecido pero Gonzalo, con la fuerza de una fiera volvió a reaccionar una y otra vez. 
La Negligencia puede Matar
Quedó en ese estado porque un empleado municipal emprendió una persecución como si fuera un policía, cumpliendo órdenes emanadas desde la centralidad del gobierno comunal. En Prudan y Zeballos, Gonzalo quedó tirado sobre el asfalto. Quinto Poder Conurbano publicó las fotos inmediatas luego de la tragedia. Más allá de lo doloroso que puedan resultar las imágenes, son una prueba contundente de que la negligencia, la superposición de tareas, la irresponsabilidad en el ejercicio de la función pública, pueden matar. 
Los empleados municipales no son policías, no están ni capacitados ni aptos para iniciar una persecución creyéndose sheriff de un western norteamericano. 
La fiscal que investiga el hecho es la doctora Valeria Courtade, quién además es la esposa del prestigioso abogado Gustavo Triemtras, que es el subsecretario de Legal y Técnica del intendente Ramiro Tagliaferro y por lo tanto deberá excusarse de juzgar a los funcionarios que defiende su marido. 
Hoy, lo más importante, es que Gonzalo pueda salir adelante, tiene solo 16 años de edad, toda una vida por delante. Gonzalo pelea por su vida. Nosotros por la verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *