(Por Pedro Alejandro Ivanoff*, Especial para Quinto Poder Conurbano)  El intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, mantiene en la Dirección de Defensa Civil municipal, dependiente de la Subsecretaría de Planificación y Gestión, a un hombre de Ricardo Ivoskus proveniente de San Martin y de la misma área laboral: se trata de José «Cuqui» Gómez (foto), que es (de acuerdo fuentes judiciales y periodísticas consultadas) Gómez, ex policía, servicio de inteligencia en la década del ´70 y que proviene del movimiento radical ”5 de abril”. Gómez posee graves denuncias y alguna condena por abuso sexual, acoso laboral, amenazas, portación e intimidación con armas de fuego, reducción a servidumbre de sus ex empleados, xenofobia, racismo y malversación de caudales públicos, todo esto en su anterior cargo en el distrito de San Martín.
La Condena por el Abuso a Elizabeth Tavellas.

Los expedientes judiciales de los Tribunales de San Martín (fiscalías 1 y 2) de febrero de 2008, expte. Nº 26.135, indican que el ex Director de Defensa Civil y Vigilancia municipal de esa localidad (ahora de Morón) fue denunciado por lo menos por media docena de ex empleados suyos; por ejemplo Elizabeth Tavellas (empleada municipal que sufre de epilepsia) y que le ganó el juicio indemnizatorio a Gómez por abuso sexual y acoso laboral con sentencia firme. Gómez debe pagar $ 210.000, cosa que aún no realizo. Este expediente figura en el Juzgado Contencioso administrativo Nro. 1 de San Martín, aseguró el Dr. Roberto Salvador Pancaldi, patrocinante de la damnificada. 
Según la denunciante, Gómez en una oportunidad le introdujo las dos manos debajo de la pollera entre las piernas, además la utilizaba como cadeta personal para sus trámites privados y la amenazaba, si no cumplía, con arruinarla o enviarla a trabajar al subsuelo del palacio municipal de noche. 
El Testimonio de los Testigos.

Entre las fs. 139 a 166 los testigos contra Gómez como Aurelio Pecora, Jorge Verón, Daniel González, Raúl Farías, Vanesa Sánchez, Claudio Di Gregorio y Marcelo Rodríguez, testificaron que existió maltrato psicológico, verbal, acoso y abuso sexuales, no sólo contra Tavella, sino contra varias empleadas que incluía tocadas de cola, besos de prepo en la boca, manoseos abusivos en los senos y partes bajas; también aseguraron que las amenazas y descalificaciones verbales incluían frases como “mogólica, inútil”, “negrito de mierda, te echo y te mando a la loma del culo”, “negra yo soy un dios”, “gremialista, vas a terminar como Rucci”, “qué buena que estás ¿Querés el plus?” 
Todos estos testigos declararon ante la justicia que Gómez exhibía, portaba y amenazaba a los empleados con dos armas de fuego que llevaba encima o exhibía sobre su escritorio, y en varias ocasiones les apuntaba con el arma o se las apoyaba sobre sus cabezas; también eran frecuentes amenazas tales como “si te veo en la calle te bajo el cargador en la cabeza”, “si siguiera de policía, saco el revólver y les vacío el cargador por portación de rostro”, todo esto ante ocho testigos presenciales. 
La Versión de Gómez.

Según colegas periodistas Gómez se defendió entonces diciendo que los denunciantes se habían complotado para ensuciarlo previo pago de $ 40.000 de algún interesado en hundirlo, teoría que es bastante inverosímil en este contexto, y que tampoco pudo probar nunca Gómez. 
El entonces Director de Defensa Civil de San Martín y actual de Morón, inició una contrademanda contra ellos, que por temor a perder sus empleos desisten de continuar las denuncias, de todas formas todos fueron suspendidos con “licencia Psiquiátrica“ por Gómez, y las denuncias casi todas cajoneadas por influencia “ivoskista”. 
Otros Antecedentes de Gómez.

Los ex empleados de Gómez además aseguraban que «Cuqui» “los sometía a regímenes policiales y militares de maltratos permanentes” (cosa que también aseguraron tres empleados actuales suyos en Morón) y tiene denuncias por xenofobia, racismo, malversación de caudales públicos y utilización de vehículos municipales para uso privado. 
Como si esto fuera poco de antecedentes, tuvo también denuncias penales cuando fue Director del cementerio en San Martín en el gobierno radical de Debrasi, época alfonsinista. Gómez, antiperonista recalcitrante, también fue denunciado en el 2000 por concejales opositores por utilizar un móvil de Defensa Civil, (un Ford falcon verde con una sirena azul en el techo), para tareas de Seguridad externa colaborando con la policía local. 
Desde el 20 de diciembre de 2016 en que realicé esta denuncia en medios nacionales como Tribuna de Periodistas, el intendente de Morón Ramiro Tagliaferro se obstina en mantener en este cargo a José Gómez, sin importarle los costos políticos que pueda ocasionarle. Tampoco al cuerpo de concejales actual parece importarle que funcionarios de primera línea del núcleo duro del intendente tengan denuncias tan graves como las mencionadas, todos miran para otro lado. 
La naturalización de la corrupción, minimizando hechos delictivos, habla no sólo mal de un funcionario sino también de toda la Administración de Cambiemos en Morón, “entre bueyes no hay cornadas”.

*Periodista y Conductor del Programa Radial Conurbano Oeste en AM 1080.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *