Un policía de la Federal, domiciliado en Castelar norte, el jueves pasado fue interceptado en cercanías de su vivienda y baleado en una mano por dos motochorros cuando se dirigía a su lugar de trabajo, en La Tablada. Durante el tiroteo desatado, el agente hirió a los dos delincuentes y le dio captura a uno de ellos durante el hecho, mientras que el segundo fue detenido este domingo tras intentar hacer una falsa denuncia, en la que simulaba haber sido victima de un robo, ya que estaba herido y necesitaba atención médica.

El delincuente que inicialmente escapó, de alrededor de 40 años, tiene domicilio en El Palomar, cerca de la autopista, desde donde llamó al 911 para alertar sobre un supuesto ataque en el que resultó herido de bala en varias partes del cuerpo, pero al ser revisadas las cámaras de seguridad, los investigadores determinaron que no existió tal ilícito y, además, al seguir indagando, descubrieron que se trataba del motochorro que había logrado escapar el jueves.

Con el fin de hacer creíble su historia, el delincuente hizo la falsa denuncia secundado por su pareja, quien también fue detenida por encubrimiento, pero lo más llamativo del caso, es que el hermano del sospechoso es efectivo de la Policía de Tres de Febrero y también se encontraba en el domicilio de El Palomar en el momento del allanamiento.

Durante el operativo, en la vivienda se secuestró el arma reglamentaria del agente, dos cargadores calibre 9 milímetros, varios celulares robados y otros elementos, como llaves de encendido de automotores, entre ellas las de un Alfa Romeo. Ahora se investiga si el delincuente también tuvo participación o está implicado en, al menos, seis hechos delictivos denunciados en la zona.

El hecho.

Todo ocurrió en la mañana del jueves pasado, poco después de las 6 de la mañana en el cruce de Chivilcoy y Villanueva, de Castelar norte, a cuatro cuadras del Acceso Oeste, cuando el efectivo de la Federal, vestido de civil, salió de su casa a bordo de su moto particular hacía su trabajo, en la localidad de La Tablada, donde cumple funciones en la División Motorizada.

En esas circunstancias, el policía fue interceptado por dos “motochorros” que intentaron robarle su moto, por lo que se generó un tiroteo en el que el efectivo recibió un impacto de bala en la mano derecha, aunque alcanzó a herir a uno de los delincuentes (en ese momento no había certeza de que el otro asaltante también había sido alcanzado por los tiros).

En ese momento, los voceros confirmaron que uno de los asaltantes escapó en la moto, mientras que su cómplice, de 29 años, recibió dos balazos, a la altura de la tetilla izquierda y en la pierna derecha, y fue detenido en el lugar por la propia víctima, tras una carrera de 80 metros. Luego fue trasladado a un centro de salud, junto al policía, donde ambos recibieron atención médica.

La investigación se encuentra a cargo de personal de la Comisaría séptima de Castelar norte, que junto a los investigadores judiciales realizaron los peritajes de rigor. En ese marco, en la escena del hecho los peritos detectaron al menos 20 disparos producto del enfrentamiento y un arma calibre 22, de uno de los asaltante detenidos.

La causa es investigada por el fiscal Matías Rapazzo, de la UFI N° 7 de Morón, quien caratuló el hecho como “robo agravado en grado de tentativa con el uso de arma de fuego, resistencia a la autoridad, lesiones, tenencia ilegal de arma de fuego, de uso civil, sin su debida autorización”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *