Quinto Poder Conurbano: ¿Porque te especializaste en el Cine Fantástico? 

Demián Rugna: Desde chico me atraían más las películas violentas, sobre todo donde había sangre y tiros. Incluso los dibujos animados como Mazinger Z en donde si un personaje tenía que morir realmente moría.

Bueno todo eso hizo que me ponga muy radical con los contenidos, buscando extremos, siempre fascinado por los efectos especiales. Yo dibujaba historietas, me encantaba contar historias fantasiosas y retorcidas. Entonces fue un camino: desde niño simplemente hago el cine que me gustaría ver y las historias que nacen de mi como cuando era chico. 

Q.P.C. ¿Tu última película “Aterrados” te abrió el camino para convertirte en un referente de este género cinematográfico? 

D.R. Sí, tardé en un poco en asumir cierta parte de eso. Hoy se puede decir que tuve la suerte que se me negó en una década y media de mi carrera. Siento que “Aterrados” llegó a un público más masivo, que – en cierta forma – es lo que siempre deseé con mis tres películas anteriores y no pude, era simple: “que la gente conozca mi contenido”. Bueno así es el arte.

Es muy loco porque desde chico yo quería ser un referente del género en Argentina, pero me di un par de golpes con mis películas en esta carrera que es súper frustrante. Entonces, cuando me relajé y estuve a punto de dejar el cine, explotó esta película. Son las cosas de la vida que no pasan siempre. 

Q.P.C. ¿Puede tener un mercado propio el “Cine Fantástico” en idioma español? 

D.R. Sí, incluso hay productoras extranjeras que quieren producir género en Latinoamérica en su idioma, porque observan que tenemos un mercado gigante y que de a poco empezamos a tener una aceptación cultural que antes era mal predispuesta para una peli de género en español. Eso es muy loco porque yo hace quince años filmaba en mi propio país películas en inglés para poder venderlas a alguien y que alguien las mire.

Igual aún falta mucho para que el público valore su propia industria y no la menosprecie, pero se está abriendo una brecha donde suenan fuerte los cineastas locales y el público también se renueva y es un poco más piola que antes. 

Q.P.C. ¿Qué se siente de pasar de hacer cine en Haedo a ser contratado en Hollywood? 

D.R. Una gran sorpresa. Un noviazgo muy lindo con la chica más linda. Es esa la sensación. Pero es aún más especial porque yo venía de hacer cine de género independiente, que ya de por sí, al ser de género, es doblemente independiente. Porque a veces se confunde el cine independiente con el cine de autor.

En mi perspectiva yo considero que no existe mucho riesgo en tirar un plano contemplativo de 10 minutos, porque te escudás en la propuesta autoral y te cagás en el público que no piense como vos. Riesgo es hacer una película donde monstruos salen de la panza del protagonista e intentar hacer que eso funcione. Entonces siempre me manejé en un ambiente discriminado por la industria y tu propio público.

Cuando hice la avant premiere de aterrados en la pantalla de cine puse un mensaje de un espectador de acá que puso en el trailer, porque sólo había visto el tráiler ya que la peli era inédita. Había escrito “la película no puede ser buena porque es argentina”, está bien que trolls hay en todos lados, pero esa es la esencia que respiré durante toda mi carrera cuando hacia género. 

Q.P.C. A parte de la filmación de una nueva versión de “Aterrados” en los EEUU ¿Tenés alguna otra película en mente? 

D.R. Bueno tengo Aterrados 2 para hacer también, una miniserie y una película que se llama “Cuando acecha la maldad” que es también de terror, mucho más brutal que “Aterrados”.

Veré cuál se encamina primero, me han ofrecido cosas pero estamos apostando absolutamente todo a la remake, que espero se arregle pronto lo del virus para continuarla.

En fin una peli es una moneda al aire. Tal vez termine haciendo cualquier otra cosas menos esto que te digo. Uno nunca sabe en esta profesión. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *