Por Camarada Andrés

La “activista” y punta de lanza del capitalismo global, Greta Thunberg, no es más que una especie de caballo de Troya a la que siguen cientos de miles de jóvenes y no tan jóvenes desideologizados y totalmente consumidos por la propaganda capitalista.

Esto no quiere decir que no les importe el cambio climático, cosa que a todos nos preocupa, la diferencia como siempre no está en el qué sino en el cómo y el donde.

Les ha salido bien la jugada a estos poderosos, una niña inofensiva a simple vista, con Asperger como Elon Musk, con una cara bastante inexpresiva y que ausentándose a clase viaja en velero por el mundo (cruzándose el atlántico cosa que no está al alcance de todos) para sentarse en la mesa de los poderosos y en la cumbre del cambio climático de las Naciones Unidas colarnos aquel ya famoso “how Dare You?” que cambió por primera vez su hierático rostro para que millones de personas se tragasen su bello pero insostenible mensaje, que muy a nuestro pesar, dio la vuelta al mundo. Eso si, ocultando lo que hay detrás…

Greta Thunberg

Ingmar Rentzhog, presidente de un Think Tank del que son miembros desde políticos socialdemócratas suecos hasta ejecutivos de grandes empresas energéticas del país. La fundadora de Global Challenge es Kristina Persson, ex-miembro del Partido Socialdemócrata y ministra del gobierno sueco entre 2014 y 2016. Otros miembros del Think Tank son: David Olsson, miembro de Svenska Bostadsfonden, uno de los fondos inmobiliarios más grandes de Suecia -y a cuya Junta pertenece Rentzhog-; Gustav Stenbeck, cuya familia controla la empresa de inversión sueca Kinnevik. (segun informa El Español)

La niña inconsciente no para de hacer critica política de primer nivel aunque ella crea que es climática, en realidad ese es su verdadero trabajo y está para lo que está. No es más que un producto más con obsolescencia programada y del que nadie se acordará cuando a quien le convenga deje de interesarle esta niña y la cambiaran por otro producto renovado.

De momento ella mueve mucha gente a su alrededor y la cosa les funciona bien pero un público acostumbrado al cortoplacismo, a lo inmediato y a lo que dura poco no se acordarán de ella en menos que canta un gallo cuando quien de verdad maneja los hilos quiera que así sea.

La niña siempre tiene palabras para Rusia, China o depende de quién esté en el candelero internacional en ese momento. Es como si EEUU o Europa no contaminasen. Parece que solo contaminan los países africanos en vías de desarrollo e industrialización a quienes se les impide ese desarrollo. Países cuyos ciudadanos se ven obligados a huir para buscar una vida mejor y cuyo drama vemos cada día en aguas canarias o del Mediterráneo. Países desestabilizados y fáciles de controlar, países con los que el país natal de la niña junto con otros países nórdicos que presumen de su alto nivel de vida, tienen bastantes intereses.

La niña no menciona o guarda silencio de que los costes de la alternativa que supuestamente propone, ya que ella no dice ni propone alternativa alguna ni nada y en su discurso solo se limita a criticar en vez de proponer, a no exponer alternativas viables ni cómo conseguirlas sino imposibles que ni siquiera la todo poderosa Alemania pudo realizar como cuando intentó el cambio a energías renovables, no solo por el coste inmenso sino por las carencias de energía que supone. ¿No lo consigue Alemania y lo va a conseguir Senegal, el Congo, Nigeria?

Greta Grumete intenta impulsar practicas inalcanzables para la mayoría de ciudadanos del planeta para reducir el impacto del consumo en el medioambiente. Por ese motivo intenta evitar siempre que puede los viajes en avión. La decisión personal de la sueca causó cierta polémica, especialmente después de que cruzase el Atlántico en un yate para asistir a la asamblea de la ONU en Nueva York. La embarcación, que se usa en carreras de yates a nivel mundial, tiene un coste de cinco millones de euros y, según afirman algunos medios, el viaje de dos semanas habría costado unos 40.000 euros…. ¿Quién se puede permitir 2 semanas sin trabajar cruzando el atlántico?

El yate actualmente se llama Malizia II, pero en su día llevaba el nombre de Edmond de Rothschild. De hecho, el jefe de la rama francesa de la familia Rothschild, Benjamin —quien fue jefe del ahora presidente francés, Emmanuel Macron— ordenó su construcción. Es un hecho que algunos medios también destacaron en un intento por relacionar a la joven sueca con las corporaciones.

Además, uno de los principales patrocinadores de este yate en las competiciones es el fabricante automovilístico BMW, una empresa que no profesa con las ideas de ecología y de ausencia de emisiones.
Y es que esta niña no sería tan importante si a los poderosos no les interesase que lo fuera, es decir, no es main stream por su mensaje sino por que a quien tiene detrás le interesa que lo sea.

Los datos son los datos: Durante años, la empresa estadounidense Mattel empaquetaba sus muñecas Barbie con cartón tirado de precio procedente de las selvas arrasadas en lugares como la isla de Sumatra, reducto de orangutanes, tigres y elefantes, según denunció la organización ecologista WWF Indonesia. La misma empresa papelera, Asia Pulp & Paper, con un historial de deforestación salvaje, suministraba a Unilever, propietaria de marcas como Mimosín, Axe, Frigo y TRESemmé.
A Greta Thunberg ahí ni se la ve, ni se la oye, ni se la espera.

 Greta Thunberg sobre China

Resulta que ahora Greta Thunberg se encara con China y reclama “cambios drásticos” para reducir las emisiones según publica el diario “El Mundo”.
Analicemos un poco la situación real:
China es uno de los países mas poblados de la tierra y que mas han crecido en las ultimas décadas y a donde han ido a parar todas las fábricas poderosas del primer mundo gracias a la deslocalización y a los bajos salarios que antes tenían los trabajadores chinos. La niña y sus seguidores obvian que en China fabrican empresas como:

Nike
Volswagen
BMW
Ford
Chevrolet
Aviones Boeing
Black & Decker
Caterpillar (la empresa de maquinaria industrial mas grande del mundo)
Dell
Hewlett-Packard
Johnson & Johnson
Gamesa (fabricante de turbinas)
Matel
Nokia
Apple (Iphone)
Samsung
Armani
Prada
Zara
Syngenta (multinacional suiza de químicos)
Pirelli
Peugeot
Nidera
Supercell
Kions
Volvo…

y así un largo larguísimo etcétera. ¿No contaminarán más los chinos porque nuestras fábricas y las de todo el mundo están allí? Es bastante curioso que el mensaje de esta niña coincida ahora con la guerra mediática y geopolítica contra el gigante asiático.

Ahora que China ha crecido exponencialmente, su presencia es global y sus productos también. Ahora que las condiciones de los trabajadores chinos han mejorado sustancialmente y que por tanto se aumentan los costes de producción, cosa que antes no importaba tanto al capital internacional.

China esta en vías de alcanzar la autosuficiencia en tecnología como un elemento central de la modernización del país. Las empresas tecnológicas chinas evolucionaron rápidamente y dejaron de copiar los éxitos de Silicon Valley para lograr grandes avances por su cuenta, desde los pagos móviles hasta innovaciones en las redes sociales. Ahora, la inspiración transita en ambos sentidos, pues las empresas estadounidenses aprenden de las chinas.

Es curioso que, como bien es sabido aunque no difundido, China es el único país que ha cumplido lo acordado y reducido en más de un 30% sus emisiones en estos últimos cinco años. Además China ha recuperado desde principios de siglo una media anual de 50.000 kilómetros cuadrados de cubierta forestal.

La masa forestal ha crecido hasta el 21,6% del total, es decir, un incremento de más de siete puntos porcentuales en apenas treinta años. Ningún otro país del mundo ha visto una reversión de la pérdida y degradación de los bosques de esta magnitud en tan poco tiempo. Estos datos facilitados por el Gobierno chino son respaldados por estudios independientes realizados a partir de imágenes por satélite.

Otra iniciativa, esta concebida a finales de los 70, es la conocida popularmente como Gran Muralla Verde, basada en la plantación masiva de árboles en el norte del país con el objetivo de frenar la expansión del desierto de Gobi. Las autoridades presumen de una ratio de supervivencia de las semillas de más del 90%, una cifra muy optimista teniendo en cuenta que algunas campañas han sufrido sonoros fracasos porque las especies no lograban crecer en un entorno tan hostil. En cualquier caso, el proyecto ha dado sus frutos: la superficie forestal en el norte del país ha pasado del 5% al 12,4%.

Solamente durante el periodo 2013-2017, China gastó 67.200 millones de euros en estos programas de reforestación, incluyendo los pagos a agricultores y a empresas cuyas actividades de explotación forestal han sido restringidas.
China es el mayor inversor, generador y consumidor de energía renovable y sus líneas de producción de baterías eléctricas para vehículos duplicarán la capacidad combinada del resto del planeta en 2025. ¿Siendo el mayor impulsor de energías renovables cómo se atreve esta niña a hacer tal crítica?

Antes estos datos yo me pregunto y creo que cualquier persona racional también lo hará… ¿No será esto un ataque más del imperialismo de toda la vida a todo lo que no sea su histórico feudo ahora que China ha dado una lección al mundo de como actuar ante una pandemia de la que han salido los primeros y con mucha diferencia sobre el resto?.
¿No será esto que dice Greta “Grumete” una forma más de querer debilitar a China y abaratar los costes de producción ahora que los trabajadores Chinos cobran más y se aumentan los costes de producción? Aunque venga de antes, cosa que es obvia, pero ahora que la producción mundial está diezmada por la pandemia y que China ha salido airosa de la misma tras un control férreo a la extensión del virus…. ¿No es curioso que muchas de estas grandes empresas se quieran llevar su producción a Myanmar?

¿A Myanmar según lo que ha ocurrido en los últimos meses? ¿Acaso se cree Geta que dejaran de contaminar en países con leyes y legislaciones más laxas con el medio ambiente y con los trabajadores?
¿Ya no importaría porque Myanmar será más sumisa a Europa y EEUU que China?

Lo dicho, Greta Grumete es solo una cara que vende el mensaje que el capitalismo entiende que debe venderse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *